miércoles, 5 de febrero de 2014

Pastel dos almíbares



Un pastel sorprendente y delicioso resultado de excedentes. Sabores tradicionales y toques de imaginación. 
En la anterior entrada comentaba que con el bizcocho que había horneado salían dos elaboraciones , una tarta y este pastel. No queda más remedio si no quiero envejecer terminando esta entrada y aburriendote soberanamente que remitirte a ese enlace para que tengas a mano la elaboración de:


Una vez tengas estas tres elaboraciones, te voy a hacer trabajar un poquillo más. 
Almíbar en frío de moka
1/2 taza de café tradicional o de máquina ( no el polvo si no la infusión)
1 cucharada de cacao en polvo de rápida solubilidad (si, ese de los desayunos de los niños, esta vez he pecado y no he sido purista si no mas bien práctica)
1 cucharadita de azúcar.
1 chorro generoso de moscatel o vino dulce. (al gusto, dependerá de si quieres que predomine más o menos el alcohol de este vino). Prescinde del moscatel si hay niños dispuestos a atacar!

Mezcla todo en frío evitando que se haga espuma ( yo lo puse en un bote redondo alto tapado y lo agitaba dando vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj, nunca arriba y abajo). Completa la disolución de todos los ingredientes.

Montamos el pastel.
Necesitas una bandeja alargada que casi se ajuste al tamaño de tu pastel y que permita al menos 0,5 cm de alto de líquido libre

Con esa capa superior dorada que le hemos robado a la anterior tarta, pondremos una mitad de base, con la parte dorada tocando el plato o bandeja. 
Almibara con el almíbar delicioso de caramelo. 
Pon encima una buena capa de crema pastelera de chocolate.
Almibara con almíbar delicioso de caramelo la otra parte del bizcocho por su lado más claro y dale la vuelta para colocarla encima de la capa de crema pastelera la parte dorada vista. 
Envuelve los laterales con la crema pastelera de forma que no se vea el bizcocho y quede todo unificado. 
Pinta con crema pastelera de chocolate la parte superior pero sin dejar una capa gruesa, sólo píntala y quita el exceso. 
Con un dosificador o una cuchara pinta líneas de leche condensada en diagonal y a lo largo de toda la parte superior del bizcocho.

Con el almíbar frío de moka, "inunda" la base alrededor del bizcocho, éste lo irá absorbiendo poco a poco. 
La leche condensada caerá por los laterales y se mezclará con el almíbar de moka.
Adorna con virutas de chocolate y lo que desees.
Deja reposar al menos una noche en el frigorífico

¡Un resultado magnífico!
¡Besos de Moka y Moscatel!


2 comentarios:

  1. Con ver el corte y despues de haber probado una de tus tartas, se que estará muy rica, bsssss.sefa

    ResponderEliminar

Estaré encantada de compartir contigo opiniones, consejos, ideas, siempre para mejorar. Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...